La tercera semana de la ciencia

Por Miguel Manzano
En Murcia
30 de octubre de 2004
0 Comentarios
887 Visitas

Los días 12, 13 y 14 de Noviembre en el Jardín de San Esteban tiene lugar el evento científico que más acerca la ciencia a la sociedad en la región de Murcia. Participan todas las universidades, alguna empresa y muchas asociaciones de ámbito científico.

Un reto para el año próximo..colar a la asociación de estudiantes de física de Murcia sino en esta feria en la de asociacionismo juvenil.

Os dejo con un artículo que es muy interesante pues ofrece una mirada crítica sobre tal evento. Fue publicado en la Verdad el día 30 de Noviembre por un amigo de esta web, Angel Ferrández Izquierdo, y está mal que yo lo diga pero no tiene desperdicio.

La tercera Semana de la Ciencia

ÁNGEL FERRÁNDEZ IZQUIERDO

Nos encontraremos ante la tercera edición regional de la Semana de la Ciencia y la Tecnología. Los ciudadanos de esta región deberíamos sentirnos afortunados por la oportunidad de disfrutar de la manifestación pública más ambiciosa e importante, impulsada por la Comisión Europea, para lograr ese acercamiento necesario entre el ciudadano de a pie y el progreso científico y tecnológico. Es de sobra conocido que la consecución de ese objetivo prioritario sólo es posible mediante el progresivo aumento de la cultura científica de la sociedad, para lo cual resulta capital que el ciudadano se sienta protagonista, viva y palpe la ciencia y todos los beneficios que de ella puede obtener.

La tarea es difícil, por eso las administraciones públicas están obligadas a mantener un esfuerzo sostenido y no limitarse a manifestaciones aisladas y esporádicas. Resultaría mucho más efectivo, y rentable a medio y largo plazo, aplicar los mismos fondos en dos o tres medianas y monográficas exhibiciones, cada cuatro meses, que en una gran fiesta cada doce.

Es además un acierto que tal exhibición se haga en la calle, al aire libre, para que el ansiado acoplamiento ciencia-sociedad cobre toda su amplitud. La calle es de todos y es allí donde el ciudadano y la ciencia pueden y deben encontrarse. Por mucho que se abran las puertas de los centros de investigación, los laboratorios suelen ser hostiles al público.

Por otra parte, eventos de este tipo deberían servir de escaparate donde el público sea capaz de captar el grado de desarrollo tecnológico de su entorno más cercano. El ciudadano quiere conocer, y está en su derecho, la cantidad, calidad y sofisticación de la tecnología ya fabricada, ya empleada, en las empresas que tiene cerca, quién la fabrica, dónde se vende y con quién compite. Y, por supuesto, dónde se encuentra su región con respecto al panorama nacional. Y es en el jardín de San Esteban donde debería encontrar todas esas respuestas, para después sentirse orgulloso o apenado en comparación con quienes viven más al norte o más al sur.

Supongo que esta tercera edición de la Semana costará alrededor de 200.000 euros. ¿Merece la pena ese gasto? Rotundamente sí, pues son las administraciones públicas las responsables de gestionar la cultura. La ciencia y la tecnología deben formar parte del umbral mínimo de cultura del individuo, por lo que exhibiciones de esta envergadura son absolutamente necesarias.

La Universidad de Murcia, como es obvio, ha copado el protagonismo de las ediciones anteriores, pero muy pronto lo compartirá con la Politécnica de Cartagena, el CEBAS y otros centros públicos de investigación. Se echa en falta la presencia de los hospitales, donde sabemos se realiza una excelente labor investigadora. Pero, sobre todo, esperamos con ansiedad la presencia real de las grandes empresas de la región, no para regalar una tripa de mortadela con aceitunas o un zumito para los niños, sino para mostrar al público su avanzada tecnología y sus departamentos de investigación. Es evidente que no pueden desplazar las grandes maquinarias ni revelar los secretos de fabricación, pero sí deberían explicar algunos procesos productivos a través de maquetas. Desde aquí le pedimos ese esfuerzo.

La capital de la región será la sede de la Semana y no hay excusa alguna para dejar pasar un evento de tal calibre que, como Navidad o Semana Santa, sólo ocurre una vez al año. No existen las distancias cuando se trata de disfrutar de unas horas inolvidables de fiesta con la ciencia, con la tecnología y, en definitiva, con la cultura.

Finalmente, y puesto que ya es el tercer año, sería deseable que los responsables de la organización estableciesen algún procedimiento de evaluación. Bastaría un sencillo cuestionario, para cumplimentar de manera anónima por los visitantes y participantes, para disponer de una rápida y valiosa información de lo que reforzar o corregir en futuras ediciones.

_________________________________________
Ángel Ferrández Izquierdo es catedrático de la Universidad de Murcia

Share

Suscríbete a nuestro boletín mensual
Recibe cada mes los últimos artículos de Un cacho de ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *