Discurso Graduación Física. Promoción 2000-2005

Por Miguel Manzano
En Cascaruja
27 de mayo de 2005
0 Comentarios
1004 Visitas
A todos los compañeros,
pasados y presentes de la segunda
promoción de Físicas
de la Universidad de Murcia

Excelentísimo Vicerrector de Profesorado y Formación de la universidad de Murcia. Ilustrísima Decana de la Facultad de Química de la Universidad de Murcia. Ilustrísimo Decano del colegio Oficial de Químicos de la Región de Murcia. Señor Padrino de la Promociones de la Facultad de Química de la Universidad de Murcia y Profesor del departamento de química. Señora secretaria de la Facultad de Química de la Universidad de Murcia. Señor representante de los alumnos de las distintas promociones de al Universidad de Murcia.

Familiares y compañeros, buenas tardes a todos.

Somos la primera promoción que sube al completo a para dar su discurso de graduación. Sí sí, somos tres, los tres y sólo tres ¿pero empezamos tres? No, hace 5 años la 2ª promoción de físicos de Murcia comenzó con 54 alumnos y acabamos un 5 %, impresionante. ¿Pero que ha ocurrido con el resto? Parece que nuestro querido edificio D fuese un agujero negro de proyectos de físicos. Sí, el edificio D, para el que no lo conozca está pasado medicina, subes 10 tramos de escaleras, dos cuestas y ”voila”, a mano derecha lo tienes.

Pero a pesar de todo, estos años no han sido tan malos. Entre clase y clase (empanadilla con ensaladilla del Bienve y partida de mus) hemos ido disfrutando de la vida universitaria.

En fin, primero fue el mejor curso. Nunca olvidaremos nuestra iniciación al análisis matemático demostrando que uno más uno son dos (y no siete como dicen en la tele). Tampoco los elementos diferenciales matemáticos que se convertían en cachitos y los puntos en bolitas. Pero lo mejor fue descubrir experimentalmente que la gravedad en Murcia eran trece mil metros por segundo cuadrado en lugar de 9,8 como nos habían dicho en el instituto. ¿Qué hubiéramos hecho sin los relojes y reglas que nos regaló María José el primer día de clase?.

Y llegamos como pudimos a 2º, el curso de las paradojas. Nos topamos con ampliación de ecuaciones diferenciales. Según la RAE, significa ”Dar mayor amplitud y comprensión que la que tenía a un derecho, una jurisdicción, una autoridad, un conocimiento” ¿Cómo vamos a ampliar conocimientos si no sabíamos lo que era esa cosa de una ecuación diferencial?. Otro ejemplo es mecánica y ondas, asignatura como su propio nombre indica formada por mecánica….y ondas. Pero cuando llevábamos 9 meses de dar mecánica, empezábamos a sospechar que las ondas se habrían propagado fuera del temario hasta alcanzar otras asignaturas, donde son fundamentales pero no definidas. Para paradojas la de Ampliación de Mecánica, que debería llamarse más bien dinámica de fluidos, que es la única asignatura en la que el examen final se lo hacen a uno el primer día de clase. Pero el consuelo de este curso era el laboratorio, si te equivocabas las palabras mágicas eran: Buenos días buenos días y todo como si nada.

Llegamos a 3º y todo se cuantizó, incluido el número de alumnos. Cuando Ortuño como pudo nos explicó el principio de incertidumbre comenzamos a sentir ídem sobre si acabaríamos o no la carrera. Siempre te quedaba el consuelo de Einstein: él también suspendía. Al menos la ventaja de ser pocos es que Ernesto nos invitaba a tomar café. Éste fue sin duda nuestro curso más deslocalizado (que ya es decir) ya que no sabíamos si hacíamos ciencias físicas o educación física. Nos habían trasladado al aulario Norte, un búnker llamado zona cero del campus y entre clase y clase teníamos que recoger, caminar medio kilómetro hasta llegar al laboratorio de Electromagnetismo e iniciar el ordenador en fiscomp. Y todo ello en menos de cinco minutos. Esto viola un principio físico fundamental, no podemos desplazarnos más rápido que la velocidad de la luz en el vacío y si no que se lo pregunten a Einstein. ¿Lo habrían suspendido por llegar tarde?. Fue aquí donde empezamos a aplicar conocimientos adquiridos en cursos anteriores, como en óptica donde eran fundamentales las ondas… sí, esas del año anterior.

En 4º ya éramos mayores, habíamos terminado el primer ciclo. Pero era sólo la adolescencia, quedaba lo peor, alcanzar la madurez, quinto. Nos esperaban verdaderas ampliaciones, y vaya ampliaciones. Todo aquello cuántico y teórico que no te estudiaste antes y creías que podrías olvidar, allí tenías a Oller para ampliarlo hasta el infinito (si estaba definido) y más allá. Pero no todo era teoría. En electrónica hacíamos prácticas a menudo sin instrumentos. Por lo menos había enchufes, no como el año anterior. Pero siempre nos quedará la duda ¿Qué pinta tendrá un diodo?. Sin embargo sabríamos reconocer por la calle un cluster de fractales percolado. Sabíamos que la hora experimental había llegado cuando veíamos al hombre del casco, teníamos estado sólido.

Quinto está siendo un curso particular. Literalmente cargado de partículas. Vaya sesiones de quarks, leptones y hadrones (con perdón). ¡Viva la física de partículas que al menos nos unió a todos por última vez!. Y es que hay tres intensificaciones para tres alumnos: Materia condensada, Electromagnetismo y Óptica. Claro, nos tenemos que repartir. Como las últimas son las primeras, en la de óptica por fin manejamos aparatos punteros y aprendimos lo que era (esa cosa de) la banda ancha. Luego está la intensificación de Electromagnetismo, donde podríamos haber construido un robot completo si no fuera por que empezamos las clases en Diciembre. Menos mal que compensa hacer prácticas con aparatos de la segunda guerra mundial, así aprendemos algo de historia. Y por último, materia condensada. ¡Vaya sesiones de dieciocho horas de prácticas con Jaime Colchero!. Y es que ya soñamos con el Locking y el taping, pero… no sabemos si es taping o no taping. Mención especial merece la ampliación de mecánica estadística, la asignatura más difícil de la carrera. Menos mal que Somoza es comprensivo con nosotros. Y es que hay que mimar a los únicos supervivientes, que a saber lo que nos depara el futuro.

Bueno, y ahora en serio, gracias a todos los aistentes por acompañarnos en este día tan importante para nosotros y buenas tardes.

Sa cabó

Share

Suscríbete a nuestro boletín mensual
Recibe cada mes los últimos artículos de Un cacho de ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *