A los que se van

Por Miguel Manzano
En Cascaruja
4 de julio de 2005
0 Comentarios
827 Visitas

Bueno gente, un poco de despedida al menos por mi parte…

La verdad, creo que el silencio es como el cáncer, se extiende a lo loco y mina la autoestima en un primer momento. Eso sí, si lo superas creo que es como volver a nacer. Aquí el que escribe intento crear un canal de comunicación en Murcia entre dos cuencas totalmente dispares como son los alumnos y los profesores.

La verdad es que creo que este objetivo principal de silenciar al silencio para convertirlo en voz al viento ha sido un autentico fracaso. Las barreras del miedo pueden más que cualquier berrinche, pueden más que cualquier reflexión profunda. La educación a veces también impide ser tal como somos y que digamos las cosas tal como son pues pensamos que incurrimos en una falta de respeto hacia el profesor en cuestión. Mi recomendación para los que se van es la misma que nos dio un profesor de 1º en una cena hace mucho, mucho tiempo: “Exprimid a los profesores”. Hablad con ellos, no tanto con el vicedecano, todo lo que deseéis y no os pareis por las habladurías de la gente, mejor probar las cosas en propia carne (excusa típica de los que prueban ciertas sustancias que no hacen nada bien a la salud). Retar al silencio es un ejercicio muy sano, no olvidar esto. No permitáis que siendo 20 os traten como si fuerais 200. No permitáis que los laboratorios sean más pobres que el hombre de la gran vía que pide arrodillado. No permitáis el robo de créditos de laboratorio (que es lo que sube el precio de la dichosa matrícula). Lo dicho, no permitáis que el silencio sepulte vuestra ilusión por esa gran ciencia que es la FÍSICA.

Buen viaje!

Share

Suscríbete a nuestro boletín mensual
Recibe cada mes los últimos artículos de Un cacho de ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *