Big Bang, de nuevo en el 2006

Por Johannes
En Ciencia
14 de Octubre de 2006
2 Comentarios
1063 Visitas

Sentado, frente al escritorio, mientras repasaba Biografía de la Física, me pregunté, casi por enésima vez, sobre la interesente teoría del Big Bang. Hacia 1948, George Gamow había publicado un artículo (el famoso artículo en el que incluyó a Hans Bethe), El origen de los elementos químicos, donde proponía una extravagante teoría en la que una explosión suponía el comienzo del Universo. Una de las predicciones del modelo, era la existencia de una especie de ruido cósmico (radiación cósmica de fondo), originado en dicha explosión y que habría perdurado hasta nuestros días.

Curiosamente, unos años después, en 1965, Arno Penzias y Robert Wilson, descubrían por casualidad una prueba experimental de dicha radiación de fondo. Para ser algo más exactos, la radiación fue medida para una sola longitud de onda (7.35 cm), y luego se aplicaron una serie de correcciones derivadas de la experimentación. Todo el descubrimiento fue publicado en el artículo A measurement of excess antenna temperature at 4080 MHz, acompañado de otro artículo que explicaba su importancia. Sin embargo, no habían barrido todo el espectro de frecuencias (así que, efectivamente, no tenían la curva de Planck para la radiación del cuerpo negro, y tampoco se habían dilucidado algunas cuestiones serias sobre homogeneidad e isotropía). Por esta maravillosa prueba, recibieron el premio Nobel en 1978 (for their discovery of cosmic microwave background radiation) compartido con Kapitsa, que trabajaba en el área de bajas temperaturas (podríamos decir, que los tres eran experimentales, más o menos). Desgraciadamente, Gamow había fallecido en 1968, por lo que no pudo recibir un pellizco del premio.
Aunque posteriormente se hicieron muchas medidas, fue el proyecto COBE el que inmortalizó la curva de Planck para la radiación cósmica de fondo, comprobando que existía una temperatura residual de 2.726 Kelvin (que aquí expongo sin errores, pero como toda medida, los tiene). El proyecto COBE, no sólo pretendía comprobar este hecho, si no que se animó a realizar un test sobre la anisotropía de dicha radiación (con el objetivo de ver cómo esas anisotropías habrían afectado a la evolución del Universo). Al mando de este experimento se encontraban los físicos John Matter y George Smooth, disponiendo de un amplio equipo de más de mil científicos. Su trabajo, una ardua y dura tarea experimental, recibió el pasado 2 de Octubre un reconocimiento muy especial: el premio Nobel de Física. Afortunadamente, este año se han animado con la Cosmología, alejándose, en cierto modo, del campo del año pasado. Supongo que con el tiempo, irán cayendo más premios en esta área (incluso para los teóricos).

El heredero del proyecto COBE, es WMAP, que fue lanzado en el 2001, y aún hoy se siguen emitiendo resultados experimentales, tratando de encontrar datos sobre la luz emitida en tiempos de maricastaña, con el objetivo de averiguar qué sucedió en las primeras trillonésimas de segundo de este Universo. Y, de paso, descartar teorías inflacionarias, que hay demasiadas.

A ver si en el 2007 inauguran el LHC (es posible que no), y no comienzan a proliferar las guerras por el Nobel entre los múltiples grupos experimentales que aguardan, haciendo cola, para descubrir el bosón de Higgs. Lo seguro, es que si lo encuentran, caerá, de nuevo, un Nobel para el área experimental (y por supuesto, se abrirá la veda para las partículas supersimétricas). Lo negativo, por supuesto, en los terrenos de lo muy pequeño y lo muy grande, es que los experimentos son cada vez más caros (y la solidaridad más pequeña…si pudiésemos elegir…).
Para los que quieran leer algo más:

  • El proyecto WMAP (tendréis que recargar la página)
  • Wikipedia WMAP por si queréis echar un vistazo más profundo a los resultados.
  • Nobel Física 2006 por si queréis conocer a los premiados.
  • Para aprender un poquito más sobre la radiación cósmica de fondo, se recomienda la lectura (en especial) de Los primeros tres minutos, de Steven Weinberg, y el capítulo The cosmic microwave background radiation, del libro de Steven Weinberg Gravitation and Cosmology.

Share

Suscríbete a nuestro boletín mensual
Recibe cada mes los últimos artículos de Un cacho de ciencia

Acerca de "" tiene 13 Artículos

Padowa Jedi, tiempo atrás, acaba de recibir la mención de Jedi Gandalfiano. No tocar, no elevar a más de siete alturas. Frágil. No exponer a la luz, ni dar de comer pasadas las doce. No mojar con agua. También conocido por Gizmo, the pocket man.

2 Comentarios a “Big Bang, de nuevo en el 2006”

  1. suzuki dice:

    Os dejo un video super interesante!!!
    Un instante después del Big bang LA RELIQUIA F.ANGULO

    Aunque desde nuestro punto de vista ha pasado mucho tiempo desde la gran explosión, realmente vivimos un instante después de la misma y podríamos decir que debido a esto existimos. La energía, al moverse a velocidades cercanas a la de la luz, se transforma en materia y todo nuestro universo se creó a partir de una pequeña partícula, la partícula primordial que estalló despidiendo sus fragmentos en todas direcciones a tal velocidad que creo todo el universo. Podemos imaginar la explosión como el estallido que produce un cohete de fuegos artificiales; en ese breve instante en el que el destello ilumina el cielo, vivimos nosotros.
    Todo el universo, toda la materia que percibimos existe porque tiene velocidad. Del mismo modo que se apagan las luces del cohete, desaparecerá la materia que forma el universo cuando este pierda totalmente su velocidad.

    http://www.youtube.com/watch?v=E44B-IAMtcg

    La Reliquia Francisco Angulo
    ISBN-10: 84-935401-0-2. ISBN-13: 978-84-935401-0-4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *