Bebidas con sonidos diferentes

Por Miguel Manzano
En Experimentos
31 de Enero de 2007
2 Comentarios
1390 Visitas

En el grupo de noticias es.ciencia.fisica encuentro un mensaje que nos habla de una aplicación de la física en un bar… 😉 . Agradezco de antemano que Ricky Gzz me haya dejado publicar esto en fisimur:

El domingo pasado fui a un restaurant, y entre otras cosas, yo pedí una limonada con agua mineral y mi acompañante una limonada natural.

Cuando regresó el mesero con las limonadas, preguntó quién había pedido la limonada con agua mineral, y observé que tomó un tenedor con el cual golpeó ligeramente los vasos.

Le pregunté si era para identificar a la limonada con agua mineral creando burbujas.

Y me respondió que sí, era para identificar las limonadas, pero que más bien él las identificaba por el sonido.

Me quedé sorprendido, nunca se me habría ocurrido. Me di cuenta que las limonadas ocupaban el mismo volumen, pero que tendrían densidades algo diferentes.

Pasé unos 10 minutos golpeando los vasos y observando que efectivamente emiten un sonido diferente.

La velocidad del sonido depende directamente de la densidad del medio. Cuanto más grande sea la densidad más alta es la velocidad. Ocurre lo mismo con la velocidad del sonido y la frecuencia del mismo, cuanto más grande sea la velocidad más alta es la frecuencia.

La limonada natural tiene una densidad mayor que la limonada mezclada con agua mineral. Por tanto la velocidad de propagación es más alta obteniéndose un sonido más agudo. Ocurre lo contrario para el vaso de limonada con agua mineral cuya densidad es menor lo que nos lleva a que la velocidad de propagación disminuya y el sonido se haga más grave. En resumen:

Limonada natural -> velocidad más alta -> sonido más agudo
Limonada con agua mineral -> velocidad más baja -> sonido más grave

Share

Suscríbete a nuestro boletín mensual
Recibe cada mes los últimos artículos de Un cacho de ciencia

2 Comentarios a “Bebidas con sonidos diferentes”

  1. MdC dice:

    Muy bueno. La física está por todas partes, sólo hay que abrir los ojos.

  2. Gracias, la verdad es que tarde una media hora en dar con como dependia la frecuencia de la onda de sonido con la velocidad. Al final tuve que recurrir a un libro escrito. Siempre hago lo mismo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *