Sergio L. Palacios – Física en la universidad con Spiderman

Por Miguel Manzano
En Cascaruja
19 de junio de 2007
8 Comentarios
12954 Visitas

Hablar de Sergio L. Palacios para la gente que no lo conoce es una aventura. Sergio es Físico fundamental, que yo recuerde sólo conozco a uno y es Rafael Rebolo del IAC que estuvo por Murcia dando alguna conferencia. Así que para mi los que estudiaron fundamental son personas peculiares y esto también se cumple para Sergio. Muchos sabemos que en el cine se cometen errores pero Sergio ha llevado a la realidad una gran idea. Además de esto nos contará la vida de un profesor de universidad en un grupo de investigación pequeño:

Sergio, un maestro de la ciencia ficción

Yo puedo contar mi experiencia como físico que trabaja en la universidad de Oviedo. Por lo tanto, puedo relatar cosas que tienen que ver tanto con mi labor como profesor, como con mi trabajo de investigación.

Primero, los orígenes: decidí estudiar Física cuando cursaba el desaparecido C.O.U. y, aunque parezca raro y paradójico, lo hice muy a pesar de mi profesor (había sido el mismo durante los 3 años del B.U.P. y el C.O.U.), al que recuerdo como el peor que tuve jamás. Pero el atractivo de la Física pudo mucho más que el desánimo. Así pues, viajé hasta Cantabria (yo vivía y vivo en Asturias) para cursar la carrera. Terminé en 5 años (desde 1984 hasta 1989) y me especialicé en Física Fundamental.

Al finalizar, regresé a mi tierra y contacté con el departamento de física de la universidad de Oviedo. Allí me ofrecieron hacer una tesis doctoral en un tema muy de moda en aquellos años: la propagación de luz en guías ópticas. Corría el año 1990 y obtuve una beca de F.P.I. (Formación de Personal Investigador) que ascendía a 84.000 pesetas mensuales (limpias de impuestos). Aunque en principio fue concedida por 4 años, sólo la disfruté durante 10 meses, pues por el camino conseguí ganar un concurso de méritos y obtuve una plaza de profesor asociado en la universidad, lo cual repercutió de forma muy positiva en mi remuneración económica.

Pero ahí empezaron también algunos males. No resultó nada sencillo compaginar las dos tareas: la investigadora en mi tesis doctoral con la docente, viajando continuamente entre Gijón y Oviedo para dar clases a los estudiantes de ingeniería industrial, además de las interminables y muy numerosas horas de preparación de apuntes y lecciones.

Entre muchas penas y pocas glorias, transcurrieron 7 largos años hasta que a finales de 1996 conseguí, por fin, leer mi tesis doctoral, la cual vino acompañada de una alegría inesperada, pues me concedieron el premio extraordinario de aquel curso. Por el camino había impartido todo tipo de asignaturas: física general para ingenieros industriales, electromagnetismo para ingenieros de minas, programación FORTRAN para físicos, propiedades ópticas de los materiales para físicos, propagación electromagnética guiada para físicos, física general para ingenieros técnicos de minas y seguramente alguna más que ahora no recuerdo.

Tres años después de leer mi tesis se me presentó la oportunidad de ser profesor titular. Y lo conseguí en el verano de 1999. Por aquel entonces, me había independizado de mi director de tesis (no me comprendía, snif) y decidí abrirme camino yo solo en el competitivo mundo de la investigación científica. Durante dos años me dediqué exclusivamente a barrer la literatura sobre óptica en las revistas más prestigiosas y a estudiar.

Al final, me decidí por trabajar en un campo que empezaba a despuntar: los solitones ópticos, unos pulsos de luz que eran capaces de propagarse por las fibras ópticas sin sufrir los terribles problemas de la dispersión y la difracción, con lo que se hacían muy atractivos desde el punto de vista de las aplicaciones en telecomunicaciones. Comencé, pues, solo y conseguí publicar una docena de artículos hasta que, cansado de pelear en soledad y no conseguir apoyo financiero (a los que trabajamos en grupos pequeños o solos no se nos trata igual que a los grandes grupos, donde se perpetúa el feudalismo) decidí dejarlo en el año 2004.

Tengo que reconocer que había aprendido muchísimo, pero se imponía un cambio de horizontes en mi vida como físico. En el año 2005, un grupo de compañeros en el departamento de física me propusieron trabajar con ellos en el tema de las propiedades magnéticas de los compuestos binarios de hierro. Accedí y volví a formarme en un tema nuevo para mí. Me dediqué a implementar y poner en marcha un software dedicado al estudio de las propiedades de los materiales a partir de cálculos de estructura electrónica. Y desde entonces, ahí me encuentro.

En cuanto a mi dedicación docente, actualmente imparto ya desde hace 5 cursos la física general de la licenciatura en química y desde hace otros 3 la asignatura más divertida, estimulante e interesante del mundo mundial: “Física en la Ciencia Ficción”. Se trata de una asignatura de libre elección en la que se puede matricular gente de todas las carreras. En ella, estudiamos la física que se refleja (casi siempre de forma incorrecta) en las películas de ciencia ficción. Además, desde el año pasado, la complemento con un blog en Internet, cuya dirección es fisicacf.blogspot.com

Me encanta el mundo de la divulgación científica y mi próximo objetivo es publicar uno o varios libros donde se recojan los posts más interesantes del blog anterior.

En fin, esta es mi experiencia a lo largo de ya 17 años en la universidad, donde trabajo como físico y como profesor. Espero que sirva de ayuda a alguien.

Se despide Sergio con un saludo para todos y con una cita de Pitágoras que me ha chocado mucho y que dice: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”. Gracias Sergio.

Share

Suscríbete a nuestro boletín mensual
Recibe cada mes los últimos artículos de Un cacho de ciencia

8 Comentarios a “Sergio L. Palacios – Física en la universidad con Spiderman”

  1. Johannes dice:

    Genial. 😉

  2. Geru dice:

    Genialííísimo 🙂

    Admirable donde los haya. En lo que respecta al blog, un blog realmente interesante, mezcla complejas teorías con algo tan ameno como la ciencia ficción, de una manera inteligente y con mucho humor. ¿Hay alguna manera mejor de demostrar lo que se puede llegar a disfrutar con el conocimiento? Y sobre todo, ¿Hay alguna manera mejor de motivar a los alumnos? Impresionante, y una vez más, admirable.

    El mejor profe del universo universal 🙂

  3. Gracias por tu comentario Geru. Creo que eres la primera persona que conoce a Sergio en su faceta docente que se pasa por aquí. Te lo agradezco.

  4. zhanglihua dice:

    Sergio L. Palacios

  5. zhanglihua dice:

    Dear Prof. Palacios,
    I am Lihua Zhang, a teacher in Department of Mathematics of Dezhou University in China.
    I am very interested in your recently publication: Two simple ansätze for obtaining exact solutions of high dispersive nonlinear Schrödinger equations, published in Chaos, Solitons and Fractals 19 (2004) 203-207. But I have no access to this paper, so could you please do me a favor to mail me the PDF file of this paper? My e-mail address is: zzlh100@163.com.
    Thank you very much for your time and consideration. I am looking forward to your reply.

    Sincerely yours,
    Lihua Zhang

  6. […] como Remo, Sergio L. Palacios, Manu Arregi, Cayetano Gutiérrez, Gallir, Alvy nos han mostrado su apoyo desde los comienzos de […]

  7. […] L. Palacios que escribió para fisimur su experiencia con la física edita un libro de la mano de la editorial Robin Book. Es un auténtico placer presentar en […]

  8. […] Entre ellas después de explicar que los superheroes ayudaban a entender la física, recibíamos la experiencia de Sergio L. Palacios. También la de Manu Arregi, profesor de secundaria y la de Aquiles, estudiante en Buenos Aires. Si […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *