Bandeja de agujas

Por Miguel Manzano
En Experimentos
18 de noviembre de 2013
1 Comentario
2745 Visitas

OBJETIVOS DEL EXPERIMENTO

Comprender que la fuerza que ejerce un cuerpo sobre otro depende de la superficie de contacto, y no tanto de la forma de las superficies de contacto.

PALABRAS CLAVE

– Superficie
– Presión
– Fuerza

MATERIAL

– Carcasa de DVD
– Punzón
– 1000 agujas
– Alicates
– Cola
– Papel cuadriculado
– Libros o pesos

TIEMPO NECESARIO

Preparar: 7 Horas
Realizar: 15 Minutos
Recoger: 5 Minutos

DESCRIPCIÓN Y DIBUJO DEL EXPERIMENTO

Esto es una versión de la conocida cama de púas. El origen de la cama de clavos es a día de hoy incierto. Pese a constituir una conjetura histórica, todo parece indicar que su conocimiento se remonta a hace varios miles de años, y que procede del antiguo misticismo indio, en la que enigmáticos faquires, practicantes del ascetismo, hacían uso de esta herramienta para sus prácticas y rituales, con el fin de despertar las potencialidades ocultas de sus mentes y cuerpos.

Todos hemos oído hablar alguna vez del faquir de la India. Un misterioso meditador que se refugia en la soledad de los bosques y las montañas y que puede evadirse de cualquier necesidad que resultaría básica para cualquier persona. Así pues, dicen que es capaz de vencer el hambre durante semanas, controlar el ritmo del corazón a su antojo, y muestra su resistencia al dolor caminando sobre cristales o tumbándose sobre una cama de clavos.

En cambio, no hemos oído nada acerca de los beneficios que esa superficie plagada de afiladas puntas proporcionaba a quién osaba descansar sobre ella, y esto es debido al aislamiento y la reticencia de estos místicos, que no divulgaron sus conocimientos. Por esta razón, la rumorología de la época le atribuyó una explicación mágico-religiosa a la facultad de realizar estas proezas.

No es de extrañar que las escrituras chinas de hace 4.000 años hagan referencia al uso de la cama de clavos como tratamiento para lograr el equilibrio del cuerpo y la mente. Y es que la acupresión es un conocimiento que ya conocían desde tiempos inmemoriales y que muchos han considerado como “La madre de la acupuntura”.

Podemos pasar ahora a explicar la construcción de una pequeña cama, pero no de púas, sino de agujas, de manera fácil y sencilla… pero pesada.

DESARROLLO EXPERIMENTAL

En una carcasa de DVD, en el lado más plano pegamos una hoja de papel cuadriculado, previamente recortada para que encaje en el lugar adecuado. Una vez pegada con un punzó, o chincheta que podamos sujetar bien, en cada intersección de las líneas, (en las cruces de las cuadrículas) haremos un agujero. Una vez realizados todos los agujeros, que serán varios centenares de los mismos podremos ir metiendo agujas, una a una por los agujeros hechos, con ayuda de unos alicates. Habrá que tener cuidado de ir mirando que ninguna aguja sobresalga, es normal que entre tantas agujas, la fábrica introduzca algunas agujas que son de mayor longitud, y esas hay que quitarlas. Cuando metemos las agujas, deben quedarse fijas, pero si alguna resbala por el agujero, porque el punzón nos lo hizo más grande que el diámetro de la aguja, le pondremos un poco de cola rápida, y seguiremos introduciendo agujas.

Una vez introducidas todas las agujas, le echaremos una capa de cola a todas las cabezas que han quedado por dentro de la carcasa, para que cuando pongamos algo encima, las agujas tengan más estabilidad y no se introduzcan por los agujeros hacia dentro.

Se observa como la carcasa queda abombada, debido a que al introducir las agujas, aunque son pequeñas son muchas, ocupan un espacio, y esto hace que empujen el plástico y quede abombada la carcasa. Para darle más estabilidad, en ese abombamiento podremos introducir fibras de almohada, u otro material blando, que rellene el hueco.

Ya tenemos preparado la cama de alfileres, o la bandeja de alfileres, ya que es más pequeña.

camadeagujas01

La experiencia ahora será la siguiente. Vamos a colocar sobre la mano la bandeja, y sobre la bandeja pesos, formaremos una tabla con las sensaciones y los pesos. Para saber la fuerza que hay en cada superficie, podemos hacer una plantilla de nuestra mano sobre la hoja cuadriculada, y contar las cruces de los cuadrados, y así tener cuantas agujas caen en nuestra mano. Las agujas no quedan totalmente rectas, pero si admitimos que las desviaciones son aleatorias por todas igual, es como si estuvieran rectas, para los cálculos.

camadeagujas02

Tenemos las medidas. La mano soportaría unas 571 agujas, ahora iremos añadiendo peso y calculando cual es el peso que soporta cada aguja, como cada aguja tendría una superficie de un cuadradito de la hoja podremos sacar la presión por superficie.

Para saber la fuerza que soporta cada punto de contacto de cada aguja, una vez que conocemos el número total de agujas que tocan nuestra mano (importante, la mano tiene que estar bien centrada, si toca el borde puede producir mucho daño).

camadeagujas03

P_[aguja] = \frac{M_[objeto]}{N_[AgujasEnContactoConLaMano]} = \frac{M_[objeto]}{571}

Objeto Añadido Masa Objeto Masa Total: añadida más la anterior Presión por aguja: Según la fórmula expuesta Sensación en la mano
Bandeja 110 gr 110 gr 0,2 gr/aguja Nada
Libro 1 820 gr 930 gr 1,62 gr/aguja Bastante aceptable
Libro 2 580 gr 1510 gr 2,64 gr/aguja Presión moderada
Libro 3 380 gr 1890 gr 3,3 gr/aguja Algunos pinchazos
Libro 4 180 gr 2070 gr 3,62 gr/aguja No soportado

Esta tabla se forma, con las masas de los libros que hemos añadido, la fuerza se calcula dividiendo la masa entre todo el número de agujas, y la sensación es algo subjetivo, esto puede servir para medir la sensibilidad al dolor de cada persona.

Se puede llegar a la conclusión de que el máximo con estos pesos que pudiera aguantar sin sentir dolor es de 3.3 gr/aguja.

Otro dato experimental adicional es la probabilidad de clavarse una aguja cuando se realiza el montaje, y en mi caso fue de una de 571 agujas y un pinchazo serio, luego:

P_[ClavarseUnaAgujaEnElMontaje] = \frac{1}{571} = 0,0017

Una probabilidad bastante pequeña, pero de consecuencias dolorosas tan siquiera con una sola vez que se dé.

OBSERVACIONES

Mucha paciencia, nada de prisa, y pensar que como mínimo una de las agujas nos la clavamos seguro, por mucha precaución que se tenga.

REFERENCIAS

alfombramagica.es (para la historia).

AVISO

Esta web no se responsabiliza de la mala utilización de los experimentos.

Aportado por: Francisco Cánovas Picón

Share

Suscríbete a nuestro boletín mensual
Recibe cada mes los últimos artículos de Un cacho de ciencia

Un Comentario a “Bandeja de agujas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *