El punto ciego

Por Miguel Manzano
En Experimentos
25 de Junio de 2014
1 Comentario
10337 Visitas

OBJETIVOS DEL EXPERIMENTO

Cálculo del ángulo del punto ciego entre éste y la perpendicular del ojo.

PALABRAS CLAVE

– Fóvea

MATERIAL

– Bolígrafo
– Papel
– Regla
– Calculadora

TIEMPO NECESARIO

Preparar: 2 Minutos
Realizar: 5 Minutos
Recoger: 1 Minuto

DESCRIPCIÓN Y DIBUJO DEL EXPERIMENTO

Todos aquellos que tengan el carnet sabrán que al conducir un coche nos encontramos con una serie de ángulos muertos o ciegos al mirar por los retrovisores. Es decir, que al observar a través de ellos habrá una zona determinada que no podremos ver y esto, en ocasiones, puede producir accidentes al cambiar de carril. Al no percibir que tenemos el coche detrás, por quedar dentro del ángulo muerto, nos estampamos contra él.

Lo que no es tan conocido es que en el ojo ocurre una cosa similar. Nos vamos a encontrar con una zona en la que no vamos a tener visión, pero va a ser algo totalmente normal siempre que esta área sin visión no crezca. Por esa razón a este punto ciego del ojo también se le llama escotoma fisiológico (área de ceguera normal dentro del campo de visión).

Para saber por qué ocurre este fenómeno peculiar hay que conocer la anatomía de la retina del ojo. En ésta nos vamos a encontrar unas células receptoras de luz llamadas conos y bastones. Los conos van a ser los encargados del color (luz del espectro visibley los bastones, encargados de la recepción de luz incolora. Estas células no están distribuidas homogéneamente a lo largo de la retina, sino que en unas zonas se van a encontrar en una mayor cantidad que en otras. En la siguiente gráfica podemos ver la densidad de estas células según la zona de la retina:

puntociego01

DESARROLLO EXPERIMENTAL

puntociego02

Lo primero que llama la atención de la imagen es que hay una zona de la retina en la que no existirán ni conos ni bastones. Esto se debe a que es el lugar donde se encuentra el nervio óptico, por lo que lo único que encontraremos serán fibras nerviosas (axones de las neuronas). Aquí vemos en una imagen a microscopía óptica de ese punto exacto (Blind Spot):

puntociego03

Debido a esto, como no hay células receptoras del color ni de la luz, en ese punto no hay visión. Y ahora es cuando alguien se preguntará…. ¿Y cómo no va a ver visión en ese punto si yo nunca lo he notado? La respuesta es muy sencilla y se debe a tres razones principalmente:

1. La imagen que percibimos es el resultado de la fusión de las imágenes que se forman en las retinas de los dos ojos. Es decir, que si al mirar un objeto con un ojo, éste cae en el punto ciego, no lo veremos. Pero como prácticamente siempre utilizamos los dos ojos para la visión, el otro ojo verá ese mismo objeto y no caerá en su punto ciego. Al fusionarse las imágenes que se forman de los dos ojos, el punto ciego de uno de los ojos se anula.

2. La vista casi nunca está fija. Realizamos una gran cantidad de movimientos por lo que el punto ciego se hace menos perceptible.

3. El cerebro nos hace una especie de “camuflaje” del punto ciego con la visión de alrededor. Vamos, dicho de otra forma, en lugar de ver un punto negro lo que vemos son las imágenes que se encuentran justo alrededor. Si por ejemplo, tenemos un objeto azul que cae dentro del punto ciego frente a una pared roja, lo que interpretará nuestro cerebro es toda una pared roja.

Si después de esto todavía hay alguien que no está convencido de la existencia de dicho punto ciego hay una prueba muy sencilla para demostrar que, efectivamente, todos somos un poquito cieguetes

La prueba consiste en lo siguiente:

1. Cerramos el ojo izquierdo.

2. Fijamos la visión del ojo derecho en la cruz a una distancia relativamente cercana.

3. Con la vista fija en esa cruz nos vamos alejando muy lentamente de la pantalla. Cuando nos hayamos separado a una determinada distancia, dejaremos de observar el círculo porque se encontrará en la zona del punto ciego. En su lugar encontraremos todo blanco (Por acción del “camuflaje” del cerebro). Nunca hay de dejar de fijar la vista en la cruz, la percepción del círculo será de forma lateral hasta que se deja de ver.

4. Si nos seguimos alejando, el punto se volverá a ver, al dejar de estar en la zona del punto ciego.

Esto se puede hacer igual pero con el ojo izquierdo. Cerrando el ojo derecho y fijando la vista del izquierdo en el punto redondo. Lo que desaparecerá entonces será la cruz.

Si alguien no logra dejar de ver el punto, que procure alejarse muy muy lentamente. No vale la excusa de “Es que yo no tengo punto ciego…” porque eso significaría no tener nervio óptico y si así fuera, no sé como puede estar leyendo esto…

Haremos en un papel dos puntos gordos separados 10 cm (D=10 cm) , después con cada ojo intentaremos encontrar el punto ciego, y con una regla mediremos más o menos a la altura que está H , y añadiremos 2 cm (O=2 cm) como extra de la profundidad del ojo desde el cristalino hasta los nervios ópticos. De manera que tendremos la siguiente figura:

puntociego04

Así que con nuestra tabla y con las relaciones geométricas, podremos saber el ángulo que sustenta el punto ciego en cada ojo.

\tan \alpha = \frac{D}{H+O}

Medida: 1 2 3 4 5
H+2 (ojo derecho)(cm) 29.5+2=31.5 30.5+2=32.5 32+4=34 30+2=32 34+2=36
H+2 (ojo izquierdo)(cm) 31+2=33 32+2=34 30+2=32 31.5+2=33.5 33+2=35

Podemos calcular la media de cada ojo

El ojo derecho: 33.2 cm
El ojo izquierdo : 33.5 cm

Ahora calculamos el ángulo que sustenta cada ojo (D=10 cm, distancia entre los dos puntos dibujados en el papel):

\tan \alpha (derecho) = \frac{10}{33.2} = 0.301

\tan \alpha (izquierdo) = \frac{10}{33.5} = 0.298

Luego, haciendo las arcotangentes:

\alpha (derecho) = 16.75^o

\alpha (izquierdo) = 16.59^o

OBSERVACIONES

Puede medirse también la anchura del ángulo ciego.

REFERENCIAS

Información teórica de medtempus.com

AVISO

Esta web no se responsabiliza de la mala utilización de los experimentos.

Aportado por Francisco Cánovas Picón

Share

Suscríbete a nuestro boletín mensual
Recibe cada mes los últimos artículos de Un cacho de ciencia

Un Comentario a “El punto ciego”

  1. […] la parte divulgativa subí una de las experiencias de Paco a un cacho de ciencia. Al parecer ya nos usan como fuente para algunas experiencias en El […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *